miércoles, 1 de julio de 2020

Crisocola, el cristal femenino.



Esta piedra de tonos azules y verdes es asociada a las mujeres por su conexión directa con la luna, el agua y la madre tierra atribuyéndole un gran número de propiedades curativas en relación con el aparato reproductor femenino.


En otros  lugares podemos encontrarla por el nombre de Gaia o por turquesa peruana.  En la antigüedad fue muy utilizada por varias civilizaciones, donde fabricaban cualquier tipo de objeto con la Crisocola, desde joyas, vasos y ornamentos funerarios.


Podemos considerar que la Crisocola es una piedra tranquila que ofrece apoyo a la hora de meditar. Beneficiosa para las relaciones que se han tornado algo difíciles y es un gran estabilizador a nivel energético.

  • Reduce los dolores menstruales poniendo la Crisocola en el vientre.
  • Activa la energía femenina.
  • Coloca una Crisocola en el chacra del corazón y verás cómo te ayuda a calmar tus impulsos reduciendo la agresividad y el conflicto en el momento.
  • Evita las pesadillas colocándola debajo de tu almohada durante varias noches de luna llena.
  • Las Crisocola ayuda a regular el ciclo menstrual y mejora la fertilidad.
  •  en la antigüedad ya se usaba esta piedra con las mujeres embarazadas ya que se creía que era de gran ayuda para tener un parto seguro y fácil.
  • Reduce la ira, el miedo, el odio, el resentimiento, los celos y el estrés con este cristal, ya que la Crisocola trabaja desde el amor.
  • Si quieres fomentar la verdad y la imparcialidad lleva este cristal siempre contigo.
  • En el terreno emocional podemos ayudarnos de esta piedra para aliviar la culpa ya que es un cristal que aporta vitalidad y alegría a quien lo porta.
  • Psicológicamente, la Crisocola fomenta la autoconciencia y el equilibrio interno a la vez que nos ayuda con la confianza.
  • Ten cerca este cristal en tus sesiones de yoga y meditación y veras como la concentración llega de una forma rápida y profunda. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario