martes, 13 de octubre de 2020

¿Nuevo confinamiento? Cómo lograr una casa sana


 Seguramente en algún momento has sentido tu casa un tanto pesada. No te motiva estar en casa. Te sientes triste, estresado o cansado. La verdad es que a todos nos ha pasado. Porque sabemos eso, hoy te queremos brindar una serie de consejos para curar tu casa de todas esas energías negativas y quitarle ese manto negro. Gracias a esto, conseguirás habitar en un espacio más limpio y puro donde todo fluirá de una forma positiva. Tú y tu familia podrán lograr cualquier objetivo que se propongan ya que todo estará en orden por dentro y por fuera.

- Juega con los colores: Los colores son excelentes para romper las rutinas. Utiliza la gama de los fríos para los dormitorios y zonas de descanso y los más enérgicos para zonas donde hay más movimiento como el comedor o la sala.

- Saca la electricidad de tu habitación: Para esto debes evitar todos los aparatos eléctricos tales como el ordenador, la televisión, los móviles, y cualquier cosa que emita ondas que alteren tu descanso. 

Saca los libros de tu habitación. Esta debe ser tu área de descanso y debe estar alejada de cualquier indicio de actividad.

- La ventilación es sumamente importante. Las casas necesitan respirar. Es necesario que ventiles tu casa todos los días, aunque sea un poquito, para que el aire se renueve. 

- Los buenos olores aumentan tu energía y mejoran tu estado de ánimo. Puedes colocar velas, inciensos, aceites esenciales. Lo mejor son los productos naturales y olvídate de los químicos.

- Cuida mucho tu área de descanso. Haz de tu habitación un espacio que invite al descanso y a la reconexión. Ubica un espacio donde puedas meditar, relajarte, leer un libro o simplemente descansar. Coloca una mecedora, una lámpara un cojín y una manta. Haz que todo inspire relajación y descanso.

- En toda tu casa olvídate de los objetos que te traen malos recuerdos. Puedes donarlos o tirarlos. Deshazte de fotos que te traen emociones de tristeza o melancolía. Mejor coloca las que te traigan buenos recuerdos. Decora con objetos que te traigan buenas sensaciones. Solo tu sabes lo que te motiva.

-  El minimalismo es una buena opción. Menos es más. Las casas abarrotadas además de estar pasadas de moda, también producen agobio y estrés. Lo ideal es tener lo esencial para habitar en ella. Si tienes una casa pequeña debes tener lo necesario para que parezca más grande.

- Haz que entre más luz. Muchas veces hemos escuchado que la luz es vida, energía y alimento. A nadie le gusta una casa oscura. Es fundamental que tu casa tenga luz para respirar vida. Sin embargo, un exceso de luz puede llegar a perjudicar tu descanso. Todo debe estar en su justa medida. Si te gusta andar siempre a oscuras, debes tener cuidado ya que puede ser un síntoma de depresión. 

- Es importante mantener el orden y la limpieza. Lo sucio y el desorden generan caos, dispersión y fatiga. Si tu casa está abarrotada no te queda más remedio que practicar el desapego. Tira a la basura o dona todo aquello que ya no es útil o que ya no necesitas. Con ello, estarás dejando espacio a nuevas cosas y proyectos que están por venir.

- Haz tu cama todos los días, ya que esto sirve como demostración de cuándo empieza y cuándo termina tu día. Según un estudio las personas que hacen su cama regularmente, son mucho más productivas. 

- Ten plantas naturales. Las plantas son sinónimo de vida y salud. Coloca plantas naturales en tu casa. Las plantas con hojas redondeadas suavizan mucho más el ambiente.





martes, 6 de octubre de 2020

La ley de la sincronicidad te ayuda a ser más consciente de la vida




Una sincronicidad es un concepto que se le atribuye a Carl Gustav Jung. Básicamente lo que nos dice es que lo que no hacemos consciente en nuestra vida se manifiesta como destino. Por destino entendemos todo aquello que atraemos a nuestra vida, todo aquello que nos va pasando. Los budistas lo llaman el karma.

De esta forma una sincronicidad, todo lo que te pasa en la vida, todas las situaciones, personas que vas atrayendo, en realidad, son la manifestación física de algo inmaterial: tus pensamientos, tus creencias. Lo de fuera es un reflejo de lo de dentro.

¿Por qué atraemos y somos correspondientes con esas personas y situaciones? Para aprender a hacer consciente nuestra ignorancia, nuestra inconsciencia. A veces necesitamos unas bofetadas de la vida para despertar, darnos cuenta y ser conscientes de la vida.

Por eso, Jung decía "quien mira hacia afuera sigue dormido, quien empieza a mirar hacia adentro comienza a vivir despierto". 

Según la sincronicidad, aparentemente vivimos en un universo regido por el azar pero Jung desafió ese convencionalismo y dijo encuentra el aprendizaje subyacente que hay para ti detrás de cada experiencia que te confronta que te zarandea y eso verás un beneficio y un aprendizaje.

En la medida en que vas modificando tu forma de pensar, vas cuestionando tus creencias, tu mundo interior empieza a vibrar con sabiduría, amor y felicidad. Por la ley de sincronicidad empezarás a atraer a tu vida y a ser correspondiente con otro tipo de estímulos que vibren en sintonía con ese trabajo interior que has hecho.