viernes, 16 de abril de 2021

Helena y Fernando: La Infidelidad


Helena y Fernando llevaban casi cinco años de casados y cada momento había sido mágico desde el mismo día en que se conocieron. Por eso ella no entendía como él podía haberla hecho eso.

Una Traición Difícil de Perdonar

Las cosas comenzaron a cambiar muy rápido para Helena y Fernando. La infidelidad que él había cometido había roto por completo el corazón de ella. Ya no hablaban como antes, no se reían y tampoco se entendían como habían estado haciéndolo durante más de cuatro años.

Poco a poco, la relación comenzó a enfriarse cada vez más.

No importaba cuantas veces él se hubiera disculpado ni todo lo que había intentado para que Helena viera que su desliz no había sido más que una equivocación.

Con el paso de los días, cada uno fue volcándose más en su propia vida y centrándose aún más en sus ocupaciones, que en la relación que compartían y que había comenzado como si hubiera salido directamente de un cuento. Ahora era casi como si fueran extraños.

Ya Nada es Igual



Aun así las cosas empezaron a empeorar.

Fernando comenzó a recibir malas contestaciones por parte de Helena y como resultado él contestaba de formas que no lo había hecho hasta ahora. Aunque por dentro sufrían y anhelaban la relación de la que solían disfrutar, ya llevaban demasiado tiempo resentidos y alejados emocionalmente el uno del otro.

Las discusiones les habían hecho sentir demasiado rencor para siquiera pensar en volver a disculparse. A pesar de todo, muchas noches Helena se dormía llorando en silencio, porque lo único que deseaba de verdad era que su relación volviera a ser como antes.

Y Fernando no conseguía conciliar el sueño recordando mejores momentos y preguntándose qué podría hacer para que ella le perdonase y volviera a amarle como él aún la amaba a ella.

Tal Vez el Peor Error



Aunque ella no le creyera, Fernando no podía sentirse más arrepentido de su error. ¿Qué pasaría si no lograban superar este obstáculo? A lo mejor no estaban tan hechos el uno para el otro como ellos creían al principio. Pero eso le partía el corazón.

Una y otra vez llegaban a la mente de Helena las mismas preguntas. ¿Es que yo no era suficiente? ¿Qué tenía ella que yo no tuviera? ¿Cómo él ha podido romper la mayor promesa que podría haber hecho?

Llego un momento en el que Helena le pidió a Fernando vivir separados durante algún tiempo, pera ver si la distancia la ayudaba a ver las cosas de otra forma. El acepto la situación, aunque cada vez se sentía más destrozado por su propio error. Tal vez uno de los peores de toda su vida. Sentía que cada vez estaba más cerca el momento de perder al único amor de su vida, y todo por una estupidez.

Un Accidente



Pasaron los meses, ella ni siquiera lo llamó una sola vez y el dolor no había cesado ni una pizca. Entonces fue cuando ocurrió. Hubo un accidente en la carretera que él tomaba todas las mañanas para ir al trabajo. Y un amigo de ambos llamo Helena para avisarla de lo ocurrido.

Ella no pudo contener las lágrimas. Comenzó a llorar y en ese momento llamo a un taxi para dirigirse al hospital en el que él estaba.

Ya habían tratado las lesiones que el accidente le había causado, pero aún estaba inconsciente.

Cuando ella le vio allí tumbado, en esa camilla y se enfrentó a la posible realidad de perderlo, perderlo de verdad y para siempre, rompió a llorar de nuevo. Se sentó a su lado y no se separó de él ni un minuto durante días.

Ya no importaba nada de lo que él pudiera haber hecho en el pasado. Solo deseaba que su marido, el hombre al que amaba como a nadie más en el mundo, volviera con ella.

Por fin, justo el día de su aniversario, Fernando despertó. Aunque el accidente había sido grave, no le había dejado secuelas ni daños permanentes. Ella empezó a llorar de nuevo, pero esta vez de alegría. Se abrazaron, se besaron, y quedaba claro que ella le había perdonado. Fernando no cabía en sí de la alegría que aquello le hacía sentir. Él nunca volvió a cometer una equivocación así y ella jamás le reprochó nada. 

lunes, 12 de abril de 2021

¿Ver Porno es Realmente Perjudicial?


¿Te ha dicho alguna vez tu abuela que si veías porno te quedarías ciego? Bien, pues tranquilo... Eso no pasará. Pero, ver mucho porno sí que te puede perjudicar el cerebro. Descubre por qué.

El Porno y la Modernidad

En el pasado, las abuelas creían que ver pornografía no era bueno. Incluso para disuadir advertían a todos que observar estas cosas producía afecciones que hoy en día es sabido científicamente que es imposible. Esos horrores de los que las abuelitas hablaban son solo un mito fomentado por los tabúes sexuales. Sin embargo, los científicos han realizado estudios para descubrir la realidad sobre los efectos que causan en el cerebro ver pornografía.

Con la llegada de Internet, el contenido pornográfico es más accesible que nunca para los usuarios de la red, lo que a su vez ha provocado un cambio en la frecuencia con la que se consume contenido para adultos. Es por eso que el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano, de Berlín, inició una investigación para determinar cómo afecta la pornografía al cerebro humano. Aunque los resultados no son totalmente buenos para los amantes de este tipo de contenido.

Sobre la Investigación



Los científicos alemanes han descubierto que, en comparación con las tiendas de DVD o revistas, Internet proporciona un mayor anonimato y accesibilidad, por lo que las personas aumentan su consumo de pornografía. Además, los medios de comunicación no tienen reglas para compartir materiales. Puede ser que algunas páginas que se dedican a proporcionar contenido de este tipo sí tengan reglas específicas para cargar o subir estos vídeos, pero en la Deepweb no existen todas estas políticas.

Para analizar la relación entre el consumo de pornografía y las conexiones neuronales, los científicos hicieron una serie de selecciones tras las cuales quedaron 64 participantes.

Para el estudio era importante que todos fueran hombres sanos de entre 21 y 45 años. Y se les hicieron a cada uno de ellos, por separado, una serie de preguntas en unas entrevistas previas al experimento. Todo esto a fin de comprender y poder tener una especie de historial de estas personas y de sus hábitos al respecto. Estás costumbres sobre las que fueron preguntados eran del siguiente cariz: a qué edad comenzaron a ver películas para adultos, con qué frecuencia lo solían hacer y cuánto tiempo le dedican a esta actividad.

Más tarde, tomaron fotografías de su cerebro a través de dos rondas de resonancias magnéticas. Primero lo hicieron mientras los participantes se relajaban y no realizaban ninguna actividad. En la segunda parte del estudio, fueron expuestos a varios tipos de materiales para adultos y se volvieron a tomar imágenes de su actividad cerebral y neuronal.

El Resultado



Con base en los resultados de la resonancia magnética, los científicos del Instituto Max Planck señalaron que existe una correlación negativa entre la materia gris del cerebro y la cantidad de horas que una persona ve pornografía. Parece que la cantidad de dopamina estriatal se reduce drásticamente, por lo que la parte del cerebro responsable de la recompensa se ve afectada.

El consumo regular de materiales para adultos puede obstaculizar gravemente el sistema de recompensas. Para aquellos que ven pornografía con regularidad, la comunicación entre el sistema de recompensa y la corteza prefrontal se reduce. Esto significa que las personas necesitarán una estimulación más fuerte para sentirse satisfechas, lo que es similar a lo que les sucede a los consumidores de drogas.

No te ocurrirán aquellas cosas que te decía tu abuela que te pasarían por ver porno. Pero el resultado de ver contenido para adultos, sí que afecta a la conectividad neuronal del sistema de recompensa.

jueves, 8 de abril de 2021

María y Raúl Historia de Amor



María y Raúl tenían un destino del que no iban a poder apartarse. María ya había sufrido bastante y ahora era el momento de compensarla.

No Volver a Enamorarse

María acababa de pasar por una ruptura muy dolorosa. Pero había decidido que ya no iba a sufrir más. Esta no había sido la única ruptura por la que había pasado. Y cada una de ellas había sido más dolorosa que la anterior.

Por eso, había tomado la decisión de no volver a enamorarse. A partir de ese momento viviría su vida sola, pero siguiendo sus propias reglas. Nadie más iba a condicionar su vida en ningún sentido.

Estaba harta de celosos, de hombres que no le prestaban la atención que ella merecía y la infidelidad del último había sido la gota que había colmado el vaso. Comenzó a arreglarse y a salir por ahí a divertirse y disfrutar de la vida como no lo había hecho antes.

María era una chica muy hermosa y atraía las miradas de muchos. Pero no importaba cuantos intentaran ligar con ella, ni lo caballerosos y atentos que pareciesen. Ella tenía la certeza de que detrás de esa máscara de príncipe encantador no había más que un sapo que no merecía ni un segundo de su tiempo.

El destino es Caprichoso



Aunque después de un tiempo, el destino decidió que eso iba a cambiar. Había conseguido dejar atrás todo el dolor y la tristeza. Vivía la vida tal y como ella quería. Trabajaba en una cafetería. Un día, mientras atendía una mesa, alguien a lo lejos llamó su atención. Era un chico alto, guapo y con un aire bastante interesante.

María no pudo evitar mantener la vista fija en él durante unos segundos, y después continuó con sus asuntos. Pero un par de minutos después ese mismo chico la saludó y se presentó. Su nombre era Raúl e iba a ser un compañero nuevo.

Ella le dijo su nombre y le ofreció su ayuda para lo que necesitara. Para eso están los compañeros. Cuando ya llevaban un tiempo trabajando juntos, ella se dio cuenta de que él era un chico bastante agradable. Además de respetuoso y atento. Con el tiempo comenzó a nacer una agradable relación de amistad.

Será Mejor Distanciarse



María y Raúl hacían un buen equipo y se llevaban bastante bien. Vayamos un poco más adelanta en el tiempo. María y Raúl habían ya pasado un par de años trabajando juntos. Ella sentía que todo era perfecto en su vida. Y lo pasaba genial trabajando con él. Una tarde, María se enteró de que Raúl iba a salir de trabajar un poco antes. Resultaba que había quedado con alguien. Ella sintió algo extraño en la boca del estómago. Inmediatamente se dio cuenta. Se había enamorado de él y era un sentimiento bastante fuerte. ¿Cómo le había pasado eso?

Cuando Raúl se marchó, ella empezó a pensar en un futuro en el que él no estuviera. Entonces comenzó a sentir un nudo en la garganta. En ese momento lo único que fue capaz de hacer fue suspirar. ¿Ahora cómo iba a manejar esa situación? Por la mañana fue a trabajar como siempre. Pero aún no sabía como reaccionar cuando le viera a él. Pensó que la mejor manera sería comenzar a distanciarse. Y así lo hizo.

María y Raúl Un Sentimiento Mutuo



Un día Raúl la preguntó si todo iba bien. Porque hacía ya un tiempo que casi no le hablaba. También le dijo que la notaba bastante triste.

Ella respondió que no era asunto suyo y continuó con sus tareas. Después de un rato de insistir, Raúl por fin le dijo que hacia ya un tiempo que sentía algo muy especial por ella y que no quería que su relación se estropease.

En ese momento, ella le miró y sin querer se le escapó que ella también se había enamorado de él. Después le preguntó sobre su cita de aquella noche. Entonces él se rio y respondió que él dijo que había quedado con alguien, no con una chica.

No fue necesaria ni una sola palabra más. Y basta con decir que esta relación sería la que compensase todos los años de relaciones fallidas y decepcionantes que María había vivido en el pasado.

lunes, 5 de abril de 2021

La Contaminación Reduce el Tamaño del...



Todos sabemos que la contaminación es un tema serio. Pero ¿te has planteado alguna vez que pueda llegar a afectar a tu vida sexual? Unos estudios han demostrado que la contaminación podría ser mucho más seria y peligrosa para la vida de lo que pensábamos.

Lo que No Sabías de la Contaminación

Es un hecho irrefutable que la contaminación es perjudicial para la salud tanto humana como animal. Sin embargo, hay pocos comentarios sobre este tema en el campo sexual. Según la investigación de la epidemióloga ambiental Shanna Swan, el alto contenido de químicos industriales que se encuentran en el medio ambiente está causando que las personas (especialmente los hombres) comiencen a tener diversas dificultades reproductivas.

¿Cómo nos Afecta Realmente la Contaminación?



Los hombres de la nueva generación son particularmente susceptibles a la contaminación. Ya que, literalmente, la contaminación puede cambiar el tamaño de sus miembros reproductores. Es decir, reducirlo varios milímetros. Como resultado, se desarrollan otros problemas como disminución de la libido y disfunción eréctil.

Para empeorar las cosas, todo parece indicar que la producción de esperma también se ve afectada y cada vez es más baja. Un estudio realizado por Shanna Swan, de la Escuela de Medicina Icahn en Nueva York, desveló que los hombres de hoy en día producen la mitad de espermatozoides que sus abuelos.

Por otro lado, en comparación con las dos generaciones anteriores, las mujeres veinteañeras de hoy en día tienen un menor índice de fertilidad. Estos resultados explican por qué el problema de la esterilidad se está volviendo cada vez más común en la sociedad actual. Incluso se ha llegado a la conclusión de que en los últimos 50 años, la tasa de fecundidad se ha reducido en un 50%.

Estos problemas son causados ​​por una alta exposición a las sustancias químicas utilizadas para fabricar plásticos, que afectan directamente la producción normal de hormonas. Otras sustancias que también son perjudiciales para la salud sexual son el bisfenol A (o BPA) y el PFC, presentes en el plástico. Estos contaminantes reducen el deseo sexual, así como el tamaño y grosor del pene.

¿Cómo Llega el Plástico a Nuestro Organismo?



El plástico es uno de los materiales con mayor tiempo de degradación. Incluso si el ojo humano no puede percibirlo, todavía existe en forma de lo que se conoce como un microplástico. Estas partículas son ingeridas por animales marinos y llegan al cuerpo humano cuando se consumen mariscos y pescados.

Aunque esta no es la única forma en que ingerimos estas partículas dañinas. Según un estudio realizado por Greenpeace y la Universidad Nacional de Incheon, en Corea del Sur, en la sal también hay presentes microplásticos.
Después de hacer pruebas en varias marcas conocidas en todo el mundo, encontraron que el 90% de este producto (la sal) contenía estas partículas perjudiciales.

El Ftalato es un de los Más Peligrosos



Uno de los compuestos plásticos más peligrosos se denomina ftalato. Este se suele utilizar para aumentar la flexibilidad del plástico.

Este compuesto se utiliza, principalmente, para fabricar componentes que contienen los plásticos conocidos como PVC. Y podemos encontrarlos tanto en automóviles como en productos que utilizamos en el hogar y, también, en los envases de los cosméticos y los productos de limpieza.

El Ftalato en las Embarazadas y las Madres

Una vez que el ftalato ingresa al cuerpo de la madre, a través de los alimentos, el compuesto es absorbido por el bebé que está en el útero de la madre. Pero cuando nazca el bebé continuará ingiriendo este compuesto químico a través de la leche materna.

Los gobiernos no ponen mucha atención en el control sobre el manejo de estos compuestos químicos. Por esta razón, los expertos advierten sobre la importancia de tomar medidas estrictas para evitar una crisis de fertilidad. Shanna Swan advirtió que si no se toma ninguna medida, los recuentos de espermatozoides podrían llegar a cero en 2045.

Increíblemente, casi nadie habla de las consecuencias de la contaminación reproductiva. La investigación muestra que no debemos ignorar este pronóstico, ya que es real y bastante impactante.

viernes, 2 de abril de 2021

Demasiado Tiempo Lejos: Andrea y Martín


Hacía muchos años, demasiado tiempo, que se querían. Pero sus caminos se separaron y creyeron que nunca volverían a estar juntos. Esta es la historia de Andrea y Martín.

Muchos Años Juntos

Andrea y Martín se conocían desde su juventud. Estudiaron juntos y eran muy amigos. Pasaron por muchas cosas. Momentos duros y también tiempo de celebración. Hablaban de multitud de cosas, gustos, pasiones, sueños… Lo compartían y se lo contaban todo el uno con el otro.

Sin darse cuenta, un sentimiento, aún desconocido para ellos, surgió en su interior. Un día comenzaron a gustarse e incluso, en determinado momento, hubo un beso entre ellos. Pero ambos decidieron que estarían mejor solo como amigos. No querían estropear la relación que habían tenido hasta ese momento.

Ellos creían que a pesar de ese beso, únicamente se querían tanto, como unos mejores amigos podrían quererse. La verdad es que su amor era mucho más profundo, aunque durante un largo tiempo, ninguno llegó a percatarse de lo que ese sentimiento era en realidad.

Un Sueño que les Separó



Su intención nunca fue la de alejarse el uno del otro. Pero ambos soñaban con vidas muy distintas.

Él soñaba con una vida de aventuras y viajes por todo el mundo. Con descubrir lugares hermosos y vivir apasionantes experiencias.

Sin embargo, ella, quería abrir una cafetería en su barrio. Cuando fueron mayores, Martín decidió que ya era el momento de comenzar su vida de viajes y descubrimientos.

Y, por supuesto, Andrea se quedó en su ciudad para, por fin, abrir su tan soñada cafetería. Aunque se extrañaban el uno al otro, eran felices cumpliendo sus sueños.

El tiempo pasó… Martín viajó por todo el mundo, vivió miles de experiencias increíbles. Y lo que para Andrea no iba a ser más que una pequeña cafetería, se convirtió en toda una franquicia de la que ella era propietaria. Eran bastante felices con sus vidas. Aun así, a veces sentían que algo les faltaba, y no llegaban a descubrir el qué.

Demasiado Tiempo Lejos

Él había tenido muchas relaciones, pero ninguna de esas mujeres logró robarle el corazón. Y ella, aunque era más tímida, también había estado con algún que otro “príncipe azul” que, por desgracia, había resultado no ser lo que parecía.

Pasaban los días y la vida era cada vez menos emocionante. Los viajes ya no eran tan excitantes y los éxitos no eran tan satisfactorios.

Poco a poco, se dieron cuenta de lo que les estaba pasando. Se extrañaban más de lo que en un principio pensaron que lo harían. Hacía mucho que no disfrutaban de esas charlas en las que hablaban de todo, o lo divertido que era hacer cosas juntos. Ese sentimiento de añoranza se estaba convirtiendo en dolor. 

A Donde Tú Quieras, Pero Juntos…


Un día Andrea decidió que era el momento de descansar un poco de todo el trabajo que su negocio le daba y tomarse unas vacaciones. ¿Pero, a dónde? Aún no lo había decidido. Un día, llegó a sus manos una cuenta de un cliente en la que había una nota. En dicha nota ponía “ven conmigo a Hawái… o a Tailandia… o a donde tú quieras". ¿Ir, con quién? Se preguntó.

Levantó la mirada e hizo un repaso de quienes estaban allí desayunando. Fue entonces cuando se dio cuenta. ¡Era Martín! Estaba allí desde hacía algunos días, porque se había dado cuenta de que nunca debía haberse marchado.

La encontró en la misma cafetería a la que iban desde que eran jóvenes, la escucho hablar unas amigas de ese viaje de vacaciones y decidió que quería viajar solo con ella. Andrea no lo dudó ni un segundo y corrió a sus brazos. Desde ese momento, no se volvieron a alejar.


Martín continuó viajando, pero ya nunca más lo hizo solo, porque ahora lo único que quería era mostrarle a Andrea todos los lugares hermosos que él había visto. Andrea hizo a Martín socio de su franquicia. Ahora tenía un compañero de negocio que no la fallaría jamás.