jueves, 16 de abril de 2020

El axis mundi: donde el cielo se encuentra con la tierra




¿Qué tienen en común el Monte Fuji en la cultura japonesa, la Cúpula de la Roca en el Monte del Templo, La Meca en el Islam y las Colinas Negras para los Sioux? Todos son ejemplos de una creencia en el axis mundi, un centro percibido del mundo, donde el Cielo y la Tierra están conectados. Este concepto también se conoce con otros nombres, incluido el 'árbol mundial', el 'pilar mundial' y el 'eje cósmico'.

Desde la antigüedad, muchas culturas han mantenido la visión de su patria como el centro del mundo, ya que era el centro de su universo conocido. El mejor ejemplo para ilustrar esta creencia es el de la civilización china. En el idioma chino, China se conoce como 中国, que se traduce literalmente como el 'Reino Medio'. De manera similar, los antiguos egipcios percibían su tierra como el centro del mundo, que estaba gobernado por la Orden, mientras que el Caos reinaba en las tierras más allá de sus fronteras.

Donde el cielo y la tierra se encuentran

En el centro del mundo hay un lugar específico donde se cree que el Cielo y la Tierra están conectados, o la distancia entre ellos se ha visto como la más pequeña. Este lugar, que también se conoce como el axis mundi, a menudo se atribuía a un lugar elevado como una montaña, debido a su ascenso simbólico a los cielos. En el caso de la civilización china, por ejemplo, se cree que el axis mundi es el monte mitológico Kunlun, considerado en el taoísmo como la "montaña en la mitad del mundo".

El axis mundi puede existir en otras formas. En la cosmología nórdica, por ejemplo, hay nueve mundos diferentes que están conectados por un fresno masivo llamado Yggdrasil. El axis mundi puede adoptar formas aún más abstractas también. Como una ilustración de la creencia chamánica, el eje mundi se percibe como una especie de camino que le permite al chamán viajar a través del tiempo y el espacio. Esta forma de viaje permite que un chamán sane, obtenga sabiduría de otros reinos y recupere piezas del alma.

Finalmente, en algunos sistemas de creencias, nosotros, como seres humanos, somos percibidos como el axis mundi, ya que estamos situados entre el cielo y la tierra. Según el sistema de chakras en el hinduismo y el budismo, el cuerpo humano es tratado como un poste o pilar entre el cielo y la tierra. Se cree que el cuerpo es un templo, y se cree que los seres humanos pueden trascender su existencia terrenal a través de la meditación y la oración. La idea del cuerpo humano como un axis mundi también se puede ver en el Hombre de Vitruvio de Leonardo da Vinci, así como en las prácticas de Yoga y Tai Chi.

2 comentarios: