miércoles, 29 de enero de 2020

Las tradiciones celtas y católicas de Santa Brígida y su cruz.




El día de Santa Brígida, el 1 de febrero, es cuando Irlanda recuerda a la diosa celta Brígida y su inmenso poder en la imaginación mitológica y religiosa irlandesa.

La diosa Brigid era hija de Dagda y miembro de las Tuatha Dé Danann (tribu de los dioses) antes de que se fusionara con la santa cristiana del mismo nombre en la Edad Media.

En la antigua tradición celta, la fiesta de Imbolc se observa el 1 o 2 de febrero como un día para celebrar que Bríd se transforma de una cailleach ("bruja") en una doncella que recolecta leña para hacer un fuego en el invierno que calentará la primavera y rejuvenecerá la naturaleza.

La fiesta se entiende a través de las historias de la increíble Brighid . Fue la inventora de las canciones de luto llamadas caoineadh o "keening". La leyenda dice que ella llora la muerte de su hijo Ruadán e inventa este nuevo género. El caoineadh de Brighid es como el ritual tibetano de llevar almas al nirvana en el Libro de los Muertos.

La cruz de Santa Brígida

La tradición irlandesa de hacer cruces en Imbolc o Lá Fhéile Bhríde (Día de San Brígida) es recordada por la mayoría de los irlandeses como un ritual cristiano.

La espiral de la cruz Brighid evoca la Estrella Polar y movimiento de la constelación de la Osa Mayor que hace en el cielo en el transcurso de un año. A medida que el cielo nocturno gira alrededor de la Estrella Polar, la Osa Mayor gira a través del año estacional como la manecilla de un reloj.

Brigid es el guardián del fuego de esa llama de la vida a la que las madres tienden para que no muramos en el invierno, y así las líneas de la familia no se rompan por el trauma de los meses fríos. En el invierno, Brighid se convierte en el cailleach, la mujer de edad avanzada, y en Imbolc, ella recogió el fuego de los fuegos que la llevaron a la primavera de la regeneración.

La interpretación cristiana en Irlanda convierte a Brígida en una monja, y los niños se entretienen tomando pedazos de paja y tejiendo esta especial cruz de Brígida en forma de espiral.

Se dice que Santa Brigida inventó la cruz ella misma mientras asistía a un lecho de enfermo y recogía juncos del suelo para convertirlos en una cruz sagrada.

1 comentario: